Archivos para 31 marzo 2010

Julio Cortazar: Fantomas contra los vampiros multinacionales

Posted in Libroteca with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día

 

Cuando Cortazar conoció a Fantomas

Fantomas contra los vampiros multinacionales” es una pequeña obra magistral de Julio Cortázar, quien convierte al viejo personaje de los pulps franceses en un héroe justiciero y libertario.

 

Julio Cortázar (1914 – 1984), uno de los más destacados escritores hispanoamericanos del siglo pasado (cómo es posible decir siglo pasado, cuando es tan reciente su pérdida y tan vigente su presencia!), en una entrevista concedida a Televisión Española, narraba la manera como surgió la idea de escribir : “Fantomas contra los vampiros multinacionales” (1977).

En alguna oportunidad, alguien cercano le envió una historieta mexicana, creación de la legendaria editorial de tiras cómicas mexicana Novaro, dedicada al misterioso personaje en donde por la trama del guión, aquel se contactaba con varios escritores e intelectuales reconocidos, incluyendo al propio Cortázar, con el fin de indagar por una serie de sucesos misteriosos, relacionados con la desaparición e incineración de obras culturales, especialmente libros. Verse convertido en personaje de historieta le hizo gracia al narrador argentino, pero decidió devolver el favor, así como no le habían consultado para mencionarlo en el cómic, de igual forma sin pedir permiso, él escribiría una historia mezclada con dibujos variando el argumento de la historieta.

Cortázar que no daba puntada sin dedal, aprovechó para matar dos pájaros de un solo tiro, y de paso divulgó el trabajo desarrollado por el Tribunal Russell II (1), audiencia conformada por intelectuales que realizó denuncias sobre la violación de derechos humanos en América Latina (tribunal del cual fue vicepresidente Gabriel García Márquez). El texto de Cortázar, es difícil de definir, podría decirse que se trata de un divertimento exquisito, con su precisa y preciosa prosa, un agudo sentido del humor y su insobornable compromiso social.

Ahora bien, resulta interesante repasar la historia de Fantomas, quien originalmente es muy diferente al personaje presentado en la obra cortaziana, y por extensión en la historieta mexicana, es decir como un héroe justiciero, con preocupaciones intelectuales y de corte revolucionario, enfrentado contra las grandes multinacionales, en profética anticipación de esta era globalizada, en donde se pierde el sabor local tradicional, por el ambiente homogenizante, uniforme, incoloro e inodoro.

Fantomas vio la luz parisina en 1911 de las manos de Pierre Souvestre y Marcel Allain, autores de los libros de misterio cuyo protagonista es este individuo del cual ignoramos su rostro, el especialista José María Guelbenzu, descarta que estos libros pertenezcan al género policíaco e incluso de misterio, habla de “folletín gótico”. Fantomas no es el héroe, por el contrario, es el villano de la historia, un criminal refinado e intelectual, que por su astucia, elegancia y toque misterioso despierta admiración, se trataría de lo más cercano al “antihéroe”, que nunca es atrapado por el detective Juve, su alterego. No es muy claro el leitmotiv de Fantomas, su objetivo al delinquir, al parecer es su forma de existencia, absolutamente anómico, rechazando las reglas de la sociedad, estremece que se trate de una encarnación tan sobria del mal, siempre oculta tras una máscara, pues es el amo del disfraz.

Este terrible pero atrayente personaje, luego sería llevado al cine, en versiones francesas, a excepción de una película muda norteamericana y un flime belga. Sobresalen cinco películas desde 1913, dirigidas por Louis Feuillade, en una saga que se anticipó a las series contemporáneas de héroes y espias como James Bond. En la década de los sesenta, el nombre de Fantomas regresa a las pantallas francesas, pero esta vez como pretexto para las ocurrencias del gran comediante Louis De Funès, en tres películas (“Fantomas”, “Fantomas contra Scotland Yard” y “Fantomas vuelve”), que combinaron el ambiente oscuro con la ironía, resultado obvio, una buena dosis de humor negro. De igual manera hubo una miniserie de televisión francesa, realizada en 1979 por Juan Luis Buñuel, hijo del célebre director Luis Buñuel.

Es interesante observar que el personaje trascendió las obras artísticas, literarias o cinematográficas, que se verían como simple decorado de sus perversas acciones, hasta el punto de conformarse una “Sociedad de Amigos de Fantomas”, integrada por intelectuales como Guillaume Apollinaire, Jean Cocteau, Max Jacob. Se trata de una figura, rodeada del mismo halo de un Conde Drácula por ejemplo, que a pesar de su naturaleza repulsiva proyecta un espíritu romántico.

En qué momento, cambió la personalidad de Fantomas, de ser malévolo a justiciero social? Personalmente ignoro cuando se produjo esta transformación, o esta reivindicación política del individuo, imagino que corresponde a la fascinación mexicana por los personajes enmascarados.

Pero sin duda, más allá de que Fantomas, fuera sincero en su investigación contra los destructores de libros (2), o quizás uno de sus promotores, es una buena excusa para leer esa pequeña obra magistral de Julio Cortázar, la cual es más trascendente de lo que aparenta y menos densa de lo que sugiere.

Dixon Moya.

Bogotá, Septiembre de 2002.

 

(1) Se llamó Tribunal Russell II, como segundo capítulo del Tribunal Russell, conformado por iniciativa del filósofo inglés Bertrand Russell, creado para investigar los crímenes cometidos durante la Guerra de Vietnam. El Tribunal Russell II se reunió en Bruselas, que como se recordará fue la ciudad en donde nació Julio Cortázar.

(2) La incineración de libros (que recuerda tanto la novela de Bradbury, “Fahrenheit 451″), sería apenas un sofisma tras el cual se esconde toda una invasión cultural en América Latina, propiciada por los agentes de la Globalización mercantil.

Fuente: http://www.quintadimension.com/

Libro tomado de:     http://www.tyhturismo.com/

 

Descargar Libro Cortazar: Fantomas contra los vampiros multinacionales

 

 

Jorge Gómez Barata: Comentarios de atalaya (XIII): Crisis y empleo

Posted in Textos with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día

Argenpress info

Jorge Gómez Barata

Hasta hoy la crisis de los años treinta y el New Deal son los más importantes eventos en la historia económica de los Estados Unidos y Franklin D. Roosevelt el más popular de sus presidentes, el único electo para cuatro mandatos, uno de los nueve que no terminó su reinado, de los ocho que no salió vivo de la Casa Blanca, del cuarteto que lo hizo por razones naturales y uno de los tres acusados de socialistas.

Los antecedentes de aquella crisis se encuentran en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) un período de prosperidad económica para los Estados Unidos, cuyas empresas recibieron enormes pedidos de la Europa beligerante y del gobierno norteamericano que armó y equipó un ejército de casi cinco millones de hombres, proceso que disparó el valor de las acciones de las empresas norteamericanas. El fin de la contienda frenó la demanda, hizo crecer los stock, provocó un aumento del desempleo pero no detuvo la especulación bursátil.

Cuando en marzo de 1929 la realidad del mercado de valores comenzó a imponerse sobre las ilusiones creadas por la especulación, la Reserva Federal, que entonces no podía imprimir dinero sin comprometer reservas de oro, intervino propiciando una fugaz estabilización.

Cuando los grandes bancos invirtieron la tendencia y en lugar de comprar vendieron acciones, se descubrió que se trataba de simples papeles sin valor alguno, el 24 de octubre de 1929 se desencadenó el Jueves Negro de Wall Street, cuando ante la oferta de unos 20 millones de títulos no aparecieron compradores y la bolsa de Nueva York entró en caída libre.

En una acción desacostumbrada, los bancos de la Reserva Federal volvieron a intervenir y operando con fondos propios y del gobierno adquirieron millones de acciones a un ritmo que en los días subsiguientes no pudieron sostener. En tres días los inversionistas vieron como se esfumaron unos cinco mil millones de dólares de entonces y que los bancos que en número de casi 5000 quebraron, no podían devolverles su dinero.

Cuentan que después de estudiar las opciones, examinar algunas medidas y realizar cálculos que indicaban que cualquier solución conllevaría a comprometer las reservas de la Nación, el presidente Herbert Hoover, temeroso de las consecuencias que podía tener una intervención masiva del gobierno, que conllevaría además un intenso debate en el Congreso y provocaría un déficit fiscal gigantesco preguntó:

— ¿Quiénes han creado el problema?

— Los bancos y la bolsa, le respondieron

— Entonces que ellos lo resuelvan.

Cierta o no la anécdota, lo real es que una posición así recuerda el dilema que, recién estrenada tuvo la administración del presidente Obama, quien a diferencia de Hoover, decidió usar dinero público para salvar a bancos e instituciones financieras que manejando a la ligera el crédito, aprovechando la irresponsable desregulación bancaria, condujeron al país a la crisis.

A diferencia de Hoover y sin las posibilidades de Roosevelt, Obama arriesga su popularidad al aparecer ante sus bases políticas como el revés de Robin Hood, que expropia a los pobres para salvar a los ricos cuando, en realidad no apuesta por ricos o pobres, sino que trata de evitar el colapso del sistema del que forman parte los unos y los otros.

Frente a la crisis Roosevelt aplicó diversas medidas, entre ellas usar fondos públicos para apoyar a bancos y ahorristas creando un seguro federal para los ahorros, adquiriendo las cosechas agrícolas y repartiendo alimentos en forma de bonos, desayuno y almuerzo escolar, suplementos a las embarazadas y subsidiando a los agricultores.

Además de un grueso paquete de medidas reguladoras de la actividad financiera y bancaria, entonces se apostó por la creación de empleos a cuenta del Estado, emprendiendo gigantescas obras de infraestructura capaces de crear en breves plazos millones de puestos de trabajo, inyectar dinero a la circulación, elevar el consumo y reactivar la economía interna. Uno de aquellos proyectos faraónicos fue la constitución de la Autoridad del Valle del Tennessee (TVA).

La Autoridad del Valle del Tennessee, una corporación pública, creada por ley del Congreso, como parte del New Deal, fue un vasto plan de desarrollo de una inmensa región que incluyó la ampliación del cauce del río del mismo nombre a lo largo de más de mil kilómetros, para controlar las inundaciones, proporcionar agua a la agricultura, propiciar el desarrollo agrícola y la reforestación y mediante represas y plantas hidroeléctricas, producir fabulosas cantidades de electricidad para abastecer a varios estados, abarcando un territorio de unos 300 000 km2. En su conjunto, a lo largo de siete años este proyecto generó nueve millones de empleos.

La determinación y la imaginación de Roosevelt fue decisivamente favorecida por dos aliados inesperados: Hitler y Stalin. Hitler porque al desencadenar la II Guerra Mundial creó una demanda industrial inédita y Stalin que al aceptar la alianza con Estados Unidos y Gran Bretaña, se integró a la ejecución de la Ley de Préstamos y Arriendos convirtiéndose en mercado receptor de un colosal volumen de pertrechos bélicos y productos industriales de los Estados Unidos.

Comparado con Obama, las ventajas de Roosevelt fueron obvias: no fue precedido por Reagan y los Bush, no heredo dos guerras, no fue incomprendido por la izquierda sino respaldado por ella y sobre todo, no era un joven negro, hijo de emigrantes de primera generación sino un aristócrata neoyorquino cuyo apellido impresionaba.

http://www.argenpress.info/

Un rediseño estratégico con Chile

Posted in Editoriales, Latinoamérica with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día

Editorial La Época

No hay que llamarse al engaño. Las relaciones bilaterales de Bolivia y Chile en el período de Sebastian Piñera van a experimentar varios cambios y ciertamente no de los positivos.

El desafío para el gobierno boliviano es que la “era de oro” que se vivió con la presidenta Michelle Bachelet no quede como eso, es decir como un buen recuerdo, sino como un punto de partida del cual habrá, cuando las condiciones así lo muestren, volver a arrancar en la causa irrenunciable de una salida soberana al Pacífico.

Ha sido el carisma, la inteligencia y la voluntad de la ex presidenta chilena, que se retiró con un alto grado de popularidad, la que le dio un impulso particular a las relaciones bilaterales, incluso enfrentando a los sectores más conservadores de la Concertación.

La estrecha relación se expresó varias veces en foros internacionales. Bachelet incluso jugó un papel decisivo al reaccionar a tiempo en 2008 cuando convocó a una reunión de la Unión de Naciones del Sur (UNASUR) que condenó los preparativos de un golpe cívico-prefectural contra el presidente boliviano.

Nada de eso va a suceder. Es altamente probable que ante una eventual radicalización de la revolución boliviana, la administración Obama utilice a Chile y Perú —que hoy forman parte de su estrategia de contraofensiva en América Latina—, como factores hostiles contra Bolivia, de la misma manera que Colombia lo hace contra Venezuela. Ojalá no suceda, pero hay que estar prevenidos.

Por lo pronto, según ha señalado el presidente Evo Morales el pasado 23 de marzo, al conmemorarse los 131 años de una guerra entre pueblos hermanos alentada por los intereses británico-chilenos que privaron a Bolivia de su cualidad marítima, habrá que hacer una pausa, analizar bien lo obrado y rediseñar una estrategia frente a un gobierno de derecha heredero de Pinochet y con una presencia hegemónicamente empresarial en su gabinete.

Dada la naturaleza del gobierno del país vecino serán los negocios y no otro aspecto lo que marcará sus relaciones con el mundo y con América Latina. No es que al último gobierno de la Concertación no le haya importado ese frente, pero ciertamente lo matizó al incorporar otras dinámicas no comerciales en su accionar diplomático.

Es altamente probable que ante “el reposo” de la agenda de los 13 puntos —que incluía la causa marítima—, Chile vuelva a poner más énfasis en las relaciones comerciales altamente negativas para Bolivia, ya que es más lo que importamos que lo que exportamos. De ahí que, desde el ámbito estricto de los intereses económicos, no sería sorprendente un retroceso en el nivel de importancia que como país tuvimos para Chile en los pasados cuatro años. No es mucho lo que podemos ofrecer al vecino país, salvo algunos pocos productos o recursos como el gas.

Por eso, la realidad concreta obligará a Bolivia a rediseñar la estrategia a nivel de estados, pero lo que si no debe hacerse es perder el impulso en la relación creciente con la sociedad chilena, donde amplios segmentos han explicitado su adhesión a la causa marítima boliviana.

http://www.la-epoca.com/

La troica que complota

Posted in Latinoamérica, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día
Hernando Calvo Ospina

Rebelión

Según fuentes de toda credibilidad en Bogotá, el presidente Álvaro Uribe pretende rematar sus últimos días de gobierno siendo parte central de una campaña mediática internacional. Ya está entregando a varias Comisiones Rogatorias Internacionales, en Europa y América Latina, supuestas “pruebas” para que se investigue a colombianos y nacionales por presuntos nexos con “banda terrorista”, o sea con las guerrillas colombianas, con fines de extradición.

Pero esto sólo sería parte de una estrategia, pues el objetivo central es “demostrar” que las actividades políticas y de solidaridad de estas personas tienen la complicidad de los gobiernos de Venezuela y Cuba. Los hilos se están manejando desde Washington, con el pleno apoyo del gobierno de Madrid.

Se prepara otra masiva campaña de desprestigio contra los gobiernos de Caracas y La Habana. Ya vimos el morboso escándalo organizado contra Cuba por la muerte de un delincuente común, convertido en “disidente político”. Y vemos que en España se insiste en que las FARC y ETA están unidas con la complacencia del gobierno del presidente Chávez.

Por tanto no debe de extrañar que, en unos días o pocas semanas, los medios de prensa empiecen a publicar artículos en primera página sobre esas vinculaciones, basándose en informaciones entregadas por fuentes “fidedignas”. Desde ahora es muy fácil saber lo que contendrán.

Se dirá que las “pruebas” provienen de los computadores del jefe guerrillero asesinado, Raúl Reyes. Eso sí, se omitirá que hasta el mismo ex Cónsul de Francia en Bogotá, ex agente de la Dirección General de la Seguridad Exterior francesa, DGSE, y enviado de su gobierno para negociar la liberación de Ingrid Betancourt, Noel Saez, las trató de falsas en su libro “L’Emissaire”.

Los grandes medios ignorarán que el capitán Ronald Ayden Coy Ortiz, de la unidad judicial antiterrorista de Colombia, DIJIN, y encargado de hacer el informe sobre los computadores, dijo, sobre la gravedad del juramento, que no existían correos electrónicos en las tales computadoras, precisando: “Lo que Reyes almacenaba eran archivos Word y Microsoft”. Y, como sabemos, su contenido es elemental para manipular o muy simple de inventar.

Otras “pruebas” provendrán de confesiones de supuestos desmovilizados de las FARC o del ELN. No se darán sus nombres, y de seguro que ni durante los juicios, si a ello se llegara. Claro, con el pretexto de su “seguridad”. Práctica que fue muy normal en los lejanos tiempos de la Inquisición, en las no muy lejanas dictaduras, en los “juicios” realizados contra los presos de la base estadounidense de Guantánamo, y normal en Colombia. (*)

Los artículos a grandes títulos, o abriendo emisiones radiales o de TV, también dirán que los servicios de seguridad colombianos obtuvieron tales y tales pruebas “fehacientes”, después de años de “minuciosa” investigación.

Es lo que está por venir dentro de pocos días.

Está por verse qué otros gobiernos, además del español, se prestarán para encausar a los residentes colombianos, o a sus propios ciudadanos, y amenazarlos con entregarlos a las temibles autoridades colombianas. Ojalá no se “olvide” que esas “pruebas” están siendo entregadas por un Gobierno del que sobran evidencias concretas, objetivas y exhaustivas sobre su relación directa con el narcotráfico y el paramilitarismo, además de ser responsable de muchos crímenes de lesa humanidad, y ser uno de los principales violadores de los derechos humanos en el mundo.

Esperemos que los intereses económicos y la presión de Washington no estén por encima de la ética judicial y la conciencia humana y política. Y que esos señalamientos no se utilicen contra las soberanías y la dignidad de Venezuela y Cuba.

Periodista y escritor, colaborador de Le Monde Diplomatique.

http://www.rebelion.org/

¿En qué consiste el programa electoral del PSDB?

Posted in Latinoamérica with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día

Marco Aurélio Weissheimer

Carta Maior

Traducido por S. Seguí

Una nueva encuesta, encargada por la Confederação Nacional da Indústria (CNI) y realizada por la empresa privada IBOPE, confirma la tendencia apuntada en anteriores consultas: la aprobación de Lula bate un nuevo récord, Dilma Rousseff, sigue creciendo y José Serra sigue estancado (o “estable”, término que prefieren sus partidarios). La encuesta ha evaluado nueve áreas de gobierno, y sólo en tres de ellas la desaprobación superó la aprobación. La generación de empleo en febrero alcanza cifras récord, y el alto nivel de desempeño del gobierno y la economía exponen el vacío programático del Partido da Social-Democracia Brasileira (PSDB) y de su candidatura.

Uno de los porcentajes más negativos de esta encuesta en relación con el gobernador José Serra es el que apunta a la manifestación espontánea de voto. Según un sondeo publicado el miércoles 17 de marzo, el presidente Lula encabeza esta categoría con 20%, seguido por la ministra Dilma Rousseff, con el 14% y José Serra, con un 10%. En otras palabras, conjuntamente, Lula y Dilma se sitúan en el 34% frente al 10% del candidato del partido del tucán (1). Las malas noticias para el PSDB, en el estudio encargado por la CNI, no se detienen ahí: la diferencia entre Serra y Dilma cayó 13 puntos porcentuales en relación con la última consulta del IBOPE. Serra tiene ahora 35% y Dilma 30%. En la anterior encuesta, realizada en noviembre, Serra obtenía un 38% y Dilma un 17%. La tasa de rechazo de la ministra cayó del 41% al 27% desde la última encuesta, y el 42% de los encuestados no estaba al corriente de que es la candidata de Lula.

La encuesta del IBOPE y la CNI demuestra que la evaluación positiva del Presidente Lula también ha crecido y que incluso supera su anterior récord. El gobierno de Lula ha sido evaluado positivamente por el 75% de los encuestados, cuando en noviembre el índice fue del 72%, otro 19% califica el gobierno de Lula de regular, y sólo el 5% califica su función como mala o muy mala. La aprobación personal del presidente Lula se ha mantenido estable en torno al 83%; en marzo, sólo el 13% ha manifestado que desaprueba al presidente y el 4% que no sabe o no contesta. Comparando el primer y el segundo gobierno del Presidente Lula, el 49% cree que el segundo ha sido mejor que el anterior, otro estima que ha sido igual 40%, y el 9% dice que el segundo es peor que el primero. En la encuesta se consultaron 2.002 personas entre los días 6 y 10 de marzo.

La encuesta confirma la tendencia a la polarización

En relación con las candidaturas de Ciro Gomes (Partido Socialista Brasileiro) y Marina Silva (Partido Verde), la investigación no aportó novedades. Ciro cayó dos puntos en relación con la encuesta anterior, y goza del 11% de la intención de voto, y la senadora Marina Silva mantuvo el 6% alcanzado en la última encuesta. Con la presencia de Ciro, Serra tiene 38% de preferencia y Dilma, el 33%. En este mismo contexto, Marina llega al 8%. Es decir, el IBOPE muestra la misma tendencia a la polarización observada en estudios precedentes. Hasta el momento, hay poco espacio para el surgimiento de la famosa “tercera vía”, espacio ambicionado tanto por Ciro como por Marina. Aún es pronto para afirmarlo, pero el enfrentamiento Dilma-Serra parece ir imponiéndose no sólo en la escena política sino también en la percepción del electorado.

Los resultados de la encuesta han aumentado la preocupación de los partidarios de Serra. A media tarde del pasado miércoles, el sitio web nacional del PSDB ignoraba la encuesta y no hacía ningún comentario al respecto. Una señal de su falta de respuesta en este momento. Por intermedio de Twitter, el presidente nacional del partido, Sergio Guerra, restó importancia a los resultados diciendo que Serra “se mantiene estable” en la encuesta porque “no está haciendo campaña electoral anticipada.” “Serra ha estado trabajando todo este tiempo como gobernador; no ha actuado como candidato”, dijo Guerra, olvidando mencionar la agenda de Carnaval de Serra y las frecuentes inauguraciones de obras en Sao Paulo (actividades que, en el caso de la ministra Dilma Rousseff y según el PSDB, serían una forma de propaganda electoral anticipada).

PSDB: sin programa ni discurso

La dificultad del PSDB con las palabras es comprensible. El partido tiene un candidato conocido, pero sin programa ni discurso. Y a cada nueva encuesta este vacío se pone de manifiesto. En este nuevo estudio del IBOPE, hay un dato muy expresivo: más de la mitad de los encuestados (53%) dijeron que tienen la intención de votar en las elecciones de este año a un candidato respaldado por el presidente Lula. Súmese a este porcentaje el 42% de los encuestados que afirma que no sabe que Dilma es la candidata de Lula, y la envergadura del problema para los tucanes se hace evidente. También de acuerdo con los datos del IBOPE, la candidata del PT era más conocida y su rechazo en relación con su nombre disminuyó significativamente. En resumen, no hay en la encuesta ni una sóla buena noticia para Serra, a menos que se llegue a la conclusión de que Dilma Rousseff podría haber crecido aún más.

Y a juzgar por las proyecciones, esto es lo que debería ocurrir en las próximas elecciones. El nombre de Dilma es el único que está creciendo desde septiembre de 2009. Mientras tanto, Serra sigue estancado, o estable, como prefieren decir a sus seguidores. La diferencia a favor de Serra, cayó de 20 puntos porcentuales en septiembre a sólo 5 puntos en marzo. Lo que los tucanes no quieren, y no pueden, reconocer es que este crecimiento va acompañado de un alto nivel de aceptación de las políticas del gobierno de Lula. El IBOPE evaluó estas políticas dividiéndolas en nueve áreas: la lucha contra el hambre y la pobreza, la educación, el medio ambiente, la lucha contra el desempleo, la lucha contra la inflación, las tasas de interés, la salud, la seguridad pública y los impuestos. Sólo en estas tres últimas, la tasa de desaprobación es superior a la de su aprobación.

La creación de empleo: el mejor febrero de la historia

El área mejor valorada es la de la lucha contra el hambre, con un 69% de aprobación. En segundo lugar, la educación, con un 62%, y, en tercer lugar, el medio ambiente, con un 58%. La investigación también muestra que, en lo que respecta a la lucha contra el desempleo, la aprobación volvió a ser la misma que antes de la crisis económica internacional: el 60%. Y por primera vez desde marzo de 2006, la aprobación de la política de tipos de interés (46%) fue superior a la desaprobación (44%). Pero lo que el IBOPE no calculó fue el efecto del mejor febrero de la historia en la generación de empleo en el país: más de 209.000 puestos de trabajo creados el mes pasado, el nuevo récord histórico registrado por el Cadastro Geral de Empregados e Desempregados (Caged) del Ministerio de Trabajo y Empleo . El resultado es un 52% superior a la media de los mejores registros en febrero registrados entre 2003 y 2008.

Estas cifras ayudan a comprender la alta aprobación del gobierno de Lula. En los dos primeros meses de 2010 se generaron 390.844 puestos de trabajo, el mejor resultado de la serie histórica de los meses de enero y febrero, superior en un 66% a la media de los mejores resultados registrados entre 2003 y 2008. En los últimos doce meses, la variación acumulada en el empleo formal subió hasta 4,63%, resultado de la creación de 1.478.523 puestos de trabajo, el mayor aumento registrado desde diciembre de 2008, en este tipo de comparaciones. Brasil alcanza así la cifra de 33.391.863 trabajadores que tienen empleo formal. El sector de servicios, la industria manufacturera y la construcción civil consiguieron este buen resultado. Ante estas cifras, es lícito hacerle a José Serra la pregunta: ¿en qué consiste el programa electoral del PSDB?

(1) En el logo del PSDB figura la imagen de un tucán. (N. del t.)

http://www.cartamaior.com.br/templates/materiaMostrar.cfm?materia_id=16454

Elementos para pensar la reconfiguración del campo político boliviano

Posted in Latinoamérica with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 marzo 2010 by La Historia Del Día
María Teresa Zegada Claure
 
Pagina/12
 

Ponemos a consideración de este panel un conjunto de interrogantes y tensiones que provienen de un acercamiento al complejo proceso de transformaciones políticas que operan en Bolivia desde inicios de la actual década.

El conjunto de interrogantes que guían la investigación que iniciamos hace unos meses, está referido a las distintas dimensiones del campo político boliviano en este proceso de cambios:

¿Cuáles son las características del nuevo campo político instalado en Bolivia a partir de 2005 y que se han consolidado en estos últimos cuatro años de gobierno de Evo Morales? ¿Cuáles son las dimensiones y alcances de dichas transformaciones? ¿Cuáles son las percepciones y expectativas de los actores sociales y políticos en relación con este proceso? ¿Cómo se articulan en términos institucionales los “nuevos” y “viejos” elementos del sistema democrático en la propuesta de nueva Constitución Política del Estado y en las propuestas de reforma del Estado elaboradas por los principales actores sociales y políticos? ¿Cuáles son las representaciones simbólicas en torno de la democracia y sus resignificaciones planteadas por los movimientos emergentes?

Dadas las características del proceso boliviano, la investigación encara dos tipos de desafíos, uno de tipo conceptual y otro de carácter metodológico, ya que las viejas categorías que permitían el abordaje y la comprensión de la realidad socio-política en las décadas pasadas, resultan ahora insuficientes y por tanto se requiere nuevos conceptos y maneras de pensar y leer la misma.

En consecuencia consideramos necesario, en primer lugar, trascender los conceptos que restringen el análisis de la política a la eficiencia y eficacia de las instituciones, y pretenden explicar desde ahí el conjunto de procesos políticos asociando, por ejemplo, la estabilidad con un estado óptimo de gobernabilidad y concurrentemente los momentos de crisis o conflictos con disfuncionalidades y peligros para la democracia. Nuestra opción es, por el contrario, intentar explicar los procesos de ampliación y profundización de la democracia como consecuencia de la acción colectiva de los sujetos y su incursión en el campo político, y de las transformaciones que operan en el mismo como efecto de la reversión del orden constituido.

Por esta razón hemos partido de la noción de campo político1 y no así de sistema –aunque este último está contenido en el primero– que nos lleva a pensar la política como un campo de fuerzas, de disputa en torno de determinados recursos de poder, que trasciende los tradicionales escenarios institucionales.

En ese sentido, partimos de la identificación de los principales objetos de disputa que signaron la lucha política durante los primeros años de gobierno de Evo Morales, y la construcción de una nueva hegemonía, y que fueron demarcando momentos políticos por los que atravesó este complejo proceso, que como resultado fueron consolidando la presencia de un nuevo sujeto político y nuevas subjetividades, así como nuevos elementos discursivos y simbólicos que ocuparon el centro del escenario.

De esta manera se pudo determinar que en Bolivia no se estaban produciendo sólo conflictos coyunturales o corporativos por demandas e intereses particulares de grupos sociales, sino que éstos se articulaban en torno de temas estructurales que cuestionaban a los partidos políticos, a las estructuras de poder, a la trama institucional así como a los habitus2 y las formas de ser de lo social y de lo político, fuertemente ancladas en los sustratos profundos de la sociedad y en ámbitos de poder alternativos y diversos como las organizaciones de la sociedad civil, los sindicatos campesinos, los pueblos indígenas o los sectores urbanos organizados que fueron tomando cuerpo a partir de la década de los noventa, por ejemplo en el caso de los movimientos indígenas en la denominada “Marcha por el Territorio, la Dignidad y la Vida” que partió del oriente boliviano, las protestas y la constitución de un movimiento social como la Coordinadora del Agua y de la Vida a partir del 2000 en torno de sectores urbanos afectados por las políticas neoliberales, y que más adelante se manifestarán con todo rigor tanto en la guerra del agua en Cochabamba el año 2000, como en la denominada guerra del gas el 2003, que concluyó con la destitución del entonces presidente de la república Gonzalo Sánchez de Lozada3.

Por otra parte, consideramos que la política involucra también una disputa sobre el conjunto de significaciones culturales y sociales que se construyen en torno de referentes discursivos y simbólicos, visiones de la realidad e interpretaciones académicas que imponen la necesidad de una nueva gramática social y una nueva forma de relación entre el Estado y la sociedad4.

El otro desafío de la investigación, se encuentra relacionado con la abundante información que, en sus distintas dimensiones, aporta la realidad política boliviana en estos años, la cual nos llevan a discernir sus distintas cualidades en un momento de crisis y metamorfosis de sus elementos constitutivos.

Así, privilegiamos una visión sincrónica para dar cuenta de las expresiones de los cambios en sus distintas dimensiones, pero sin descuidar los aspectos históricos –diacrónicos– que permiten precisamente explicar las raíces, alcances y limitaciones del proceso. En dicha explicación histórica, encontramos que precisamente los factores que desencadenaron esta coyuntura tienen que ver con la conjunción de distintas temporalidades históricas en un momento determinado, que son recuperadas por los sujetos protagónicos y llevadas al campo político.

Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.188 seguidores

%d personas les gusta esto: