Julio Cortazar: Fantomas contra los vampiros multinacionales

 

Cuando Cortazar conoció a Fantomas

Fantomas contra los vampiros multinacionales” es una pequeña obra magistral de Julio Cortázar, quien convierte al viejo personaje de los pulps franceses en un héroe justiciero y libertario.

 

Julio Cortázar (1914 – 1984), uno de los más destacados escritores hispanoamericanos del siglo pasado (cómo es posible decir siglo pasado, cuando es tan reciente su pérdida y tan vigente su presencia!), en una entrevista concedida a Televisión Española, narraba la manera como surgió la idea de escribir : “Fantomas contra los vampiros multinacionales” (1977).

En alguna oportunidad, alguien cercano le envió una historieta mexicana, creación de la legendaria editorial de tiras cómicas mexicana Novaro, dedicada al misterioso personaje en donde por la trama del guión, aquel se contactaba con varios escritores e intelectuales reconocidos, incluyendo al propio Cortázar, con el fin de indagar por una serie de sucesos misteriosos, relacionados con la desaparición e incineración de obras culturales, especialmente libros. Verse convertido en personaje de historieta le hizo gracia al narrador argentino, pero decidió devolver el favor, así como no le habían consultado para mencionarlo en el cómic, de igual forma sin pedir permiso, él escribiría una historia mezclada con dibujos variando el argumento de la historieta.

Cortázar que no daba puntada sin dedal, aprovechó para matar dos pájaros de un solo tiro, y de paso divulgó el trabajo desarrollado por el Tribunal Russell II (1), audiencia conformada por intelectuales que realizó denuncias sobre la violación de derechos humanos en América Latina (tribunal del cual fue vicepresidente Gabriel García Márquez). El texto de Cortázar, es difícil de definir, podría decirse que se trata de un divertimento exquisito, con su precisa y preciosa prosa, un agudo sentido del humor y su insobornable compromiso social.

Ahora bien, resulta interesante repasar la historia de Fantomas, quien originalmente es muy diferente al personaje presentado en la obra cortaziana, y por extensión en la historieta mexicana, es decir como un héroe justiciero, con preocupaciones intelectuales y de corte revolucionario, enfrentado contra las grandes multinacionales, en profética anticipación de esta era globalizada, en donde se pierde el sabor local tradicional, por el ambiente homogenizante, uniforme, incoloro e inodoro.

Fantomas vio la luz parisina en 1911 de las manos de Pierre Souvestre y Marcel Allain, autores de los libros de misterio cuyo protagonista es este individuo del cual ignoramos su rostro, el especialista José María Guelbenzu, descarta que estos libros pertenezcan al género policíaco e incluso de misterio, habla de “folletín gótico”. Fantomas no es el héroe, por el contrario, es el villano de la historia, un criminal refinado e intelectual, que por su astucia, elegancia y toque misterioso despierta admiración, se trataría de lo más cercano al “antihéroe”, que nunca es atrapado por el detective Juve, su alterego. No es muy claro el leitmotiv de Fantomas, su objetivo al delinquir, al parecer es su forma de existencia, absolutamente anómico, rechazando las reglas de la sociedad, estremece que se trate de una encarnación tan sobria del mal, siempre oculta tras una máscara, pues es el amo del disfraz.

Este terrible pero atrayente personaje, luego sería llevado al cine, en versiones francesas, a excepción de una película muda norteamericana y un flime belga. Sobresalen cinco películas desde 1913, dirigidas por Louis Feuillade, en una saga que se anticipó a las series contemporáneas de héroes y espias como James Bond. En la década de los sesenta, el nombre de Fantomas regresa a las pantallas francesas, pero esta vez como pretexto para las ocurrencias del gran comediante Louis De Funès, en tres películas (“Fantomas”, “Fantomas contra Scotland Yard” y “Fantomas vuelve”), que combinaron el ambiente oscuro con la ironía, resultado obvio, una buena dosis de humor negro. De igual manera hubo una miniserie de televisión francesa, realizada en 1979 por Juan Luis Buñuel, hijo del célebre director Luis Buñuel.

Es interesante observar que el personaje trascendió las obras artísticas, literarias o cinematográficas, que se verían como simple decorado de sus perversas acciones, hasta el punto de conformarse una “Sociedad de Amigos de Fantomas”, integrada por intelectuales como Guillaume Apollinaire, Jean Cocteau, Max Jacob. Se trata de una figura, rodeada del mismo halo de un Conde Drácula por ejemplo, que a pesar de su naturaleza repulsiva proyecta un espíritu romántico.

En qué momento, cambió la personalidad de Fantomas, de ser malévolo a justiciero social? Personalmente ignoro cuando se produjo esta transformación, o esta reivindicación política del individuo, imagino que corresponde a la fascinación mexicana por los personajes enmascarados.

Pero sin duda, más allá de que Fantomas, fuera sincero en su investigación contra los destructores de libros (2), o quizás uno de sus promotores, es una buena excusa para leer esa pequeña obra magistral de Julio Cortázar, la cual es más trascendente de lo que aparenta y menos densa de lo que sugiere.

Dixon Moya.

Bogotá, Septiembre de 2002.

 

(1) Se llamó Tribunal Russell II, como segundo capítulo del Tribunal Russell, conformado por iniciativa del filósofo inglés Bertrand Russell, creado para investigar los crímenes cometidos durante la Guerra de Vietnam. El Tribunal Russell II se reunió en Bruselas, que como se recordará fue la ciudad en donde nació Julio Cortázar.

(2) La incineración de libros (que recuerda tanto la novela de Bradbury, “Fahrenheit 451″), sería apenas un sofisma tras el cual se esconde toda una invasión cultural en América Latina, propiciada por los agentes de la Globalización mercantil.

Fuente: http://www.quintadimension.com/

Libro tomado de:     http://www.tyhturismo.com/

 

Descargar Libro Cortazar: Fantomas contra los vampiros multinacionales

 

 

About these ads

11 comentarios hacia “Julio Cortazar: Fantomas contra los vampiros multinacionales”

  1. ARISTIDES Dice:

    Me entró la curiosidad y leí el libro de una sentada.

    Es un folletín cortito y estupendo. Merece la pena.

    Es una suerte poder disfrutar de momentes como este.

  2. Estaba segura que te iba a gustar! ;) :) ;)

    Un abrazo

    Latina

  3. [...] en este sitio pueden descargar la versión PDF del cotizado libro. [...]

  4. Eduardo Jacobo Dice:

    Excelente blog! Y que bien el artículo de Fantomas, que combinado con Cortázar bien podrían ser un nuevo dúo dinámico!

  5. Gracias Eduardo por tu visita y comentario

    Un saludo cordialísimo :)

    Latina

  6. Excelente Latina. Gracias.

    Aquí un aporte:

    El mal absoluto

    Lautaro Ortiz

    La reedición de Fantomas contra los vampiros multinacionales, el cómic militante de Julio Cortázar, permite interrogar las relaciones entre intelectuales y política.

    En el origen del libro-cómic Fantomas contra los vampiros multinacionales de Julio Cortázar –recientemente reeditado por el sello Destino– hay una fecha clave: 18 de septiembre de 1973, exactamente una semana después del golpe de Estado que derrocó al presidente chileno Salvador Allende. En Roma, el senador italiano y luchador antifascista Lelio Basso convocó para ese día alrededor de una docena de intelectuales con el propósito de formar el Tribunal Russell II (el primero había estado presidido por el propio Russell y luego por JeanPaul Sartre) que tendría el objetivo de examinar los crímenes y violaciones de los derechos humanos en países de Latinoamérica, tal como se hiciera en un principio en Vietnam e Indochina.
    Por aquel entonces Julio Cortázar ya había abierto los ojos a “una humanidad humillada, ofendida, alienada” –según sus propias palabras– gracias a la visita que realizó a Cuba en 1962. Comprometido con el “hacer”, el argentino tuvo contactos más tarde con la experiencia del partido chileno Unidad Popular, relación que se profundizó durante sus dos viajes al país trasandino, donde entabló, además, amistad con Allende. Ese 18 de septiembre italiano Cortázar fue elegido junto a Gabriel García Márquez, Fracois Rigaux (decano de leyes de la Universidad de Lovaina en Bélgica), Vadimir Dedijer (historiador uruguayo), Albert Soboul (de La Sorbona), el filósofo James Petras y el poeta y diplomático chileno Armando Uribe Arce, entre otros, para dar forma a las actividades del Tribunal.
    “Russell II comenzó analizando la situación en Chile”, señaló Armando Uribe Arce en diálogo exclusivo con RadarLibros, “y luego se ocupó de Argentina y de otros países bajo dictaduras en América del Sur. Algunos años más tarde se amplió con el nombre de Tribunal de los Pueblos y, con la misma composición del Russell II, apuntó a la defensa de los países sometidos en distintas partes del mundo”.
    Durante varias jornadas, los miembros del Tribunal recogieron testimonios de torturados y detenidos por los gobiernos militares latinoamericanos. Cuando se redactaron las actas finales –donde se señala a Nixon, Ford, Kissinger, la CIA, Pinochet, Banzer, López Rega y Stroessner como responsables de las violaciones a los derechos humanos en países del Cono Sur–, “todos pensábamos en la mejor manera de difundir aquellas determinaciones”, explica Uribe. “La pregunta central era: ¿cómo hacer para que el propio pueblo dominado, ultrajado por el autoritarismo, supiese de la existencia de las resoluciones del tribunal? La verdad es que mientras duraran las dictaduras las posibilidades eran muy pocas, por no decir nulas. Recuerdo que hallar una salida a este tema era constante en Cortázar. Yo no sé si efectivamente ese libro de Cortázar entró en Argentina, pero los desterrados argentinos, algunos de ellos participando de las sesiones del T.R.II, estuvieron en conocimiento de los punteos del propio tribunal y de los personales del jurado sobre estas materias.”
    Al finalizar su trabajo en el tribunal, de regreso en París, Cortázar se topó con una de las historietas mexicanas del enmascarado Fantomas, reinterpretación cómic del mítico personaje francés, surgido en 1911 de la pluma de Marcel Allain y Pierre Souvestre, que despertara fascinación popular en toda Francia por su crueldad. La popularidad del cómic en los años ‘70 motivó a Cortázar a escribir un relato donde la palabra se apoyara en la imagen.
    Tiempo después explicaría esta experiencia en su artículo “Invitación a inventar puentes” (Argentina: años de alambradas culturales): “Hace años descubrí ingenuamente algo que hubiera debido saber desde mucho antes, o sea que la mayoría de lo que se hace en el extranjero para favorecer la causa de la libertad de los pueblos latinoamericanos oprimidos no llega jamás a los oídos de esos pueblos; barreras brutales o sutiles aíslan a los argentinos, a los chilenos y a los uruguayos, inter alia, de todocontacto profundo con quienes procuran crear una alianza de hombre libres contra la interminable pesadilla de las dictaduras y del imperialismo. De ese descubrimiento y frustración nació un texto que, presentado como una tira cómica, buscó llevar a los niveles más populares el conocimiento de lo que el Tribunal Bertrand Russell II había cumplido a favor de la causa latinoamericana. Y si nunca hice alusiones excesivas sobre el alcance de la mera palabra en este terreno, sé que ese librito, como tantos otros, cumplió su cometido y me alentó a multiplicar los esfuerzos para superar las censuras, las deformaciones y el muro de silencio que tanto nos aísla en el plano continental”.
    Finalmente, en 1975 se editó en México Fantomas contra los vampiros multinacionales, con dibujos de los historietistas de Novaro Editorial, el sello mexicano que popularizó al héroe de la máscara blanca durante las décadas del ‘60 y ‘70.
    ¿Llegó ese librito –como lo llamaba Cortázar– a los países donde imperaba el régimen militar? La edición mexicana fue leída en Argentina en la clandestinidad. Recién el 29 de noviembre de 1989 se registra la primera edición de Fantomas en nuestro país, cuando el desaparecido diario Sur lanzó el trabajo de Cortázar inaugurando la colección de “Gente Sur” que se distribuyó en kioscos de diarios y revistas del país. Según su editor, Mario José Grabivker, “no recuerdo quién nos acercó una copia de la edición mexicana que estaba en muy mal estado, ya que había sido escondida por su dueño durante la dictadura. Debimos hacer una adaptación de los dibujos (puesto que nuestra edición era en papel-diario y en blanco y negro) sin modificar el original. Lanzamos 5000 ejemplares que se agotaron en dos semanas”. La edición de Fantomas estaba acompañada por un ensayo del que fuera vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, titulado “Historia del águila imperial” y la reproducción de la “Carta Abierta a Pablo Neruda”, que Cortázar publicó el 19 de octubre de 1983 en el semanario uruguayo Marcha.
    La aventura del Fantomas cortazariano (que debe luchar contra una conspiración internacional que está destruyendo las bibliotecas y los museos del mundo) plantea una reflexión sobre dos cuestiones: el papel del intelectual y la validez de un cuerpo independiente capaz de juzgar a los poderosos.
    “¿Qué son los libros al lado de quienes los leen, Julio? La pérdida de un solo libro nos agita más que el hambre en Etiopía; es lógico y comprensible y monstruoso al mismo tiempo”, escribe Cortázar, plateando una disyuntiva casi insondable. Sin embargo, a pesar de poner en jaque la figura del intelectual, el argentino propone una solución: son los escritores (además del propio Cortázar, Alberto Moravia, Octavio Paz y Susan Sontag) los encargados de mostrarle la realidad a Fantomas: no sólo esa corporación de poderosos es la responsable de la destrucción de la cultura mundial, sino que es la culpable de la pobreza y de la represión política en Latinoamérica. De esta manera el enmascarado reconoce, a su pesar, que la batalla es casi imposible hasta para un héroe como él: “Me pregunto si no tenían razón, intelectuales de mierda, días y días de acción internacional y no parece que las cosas cambien demasiado”.
    Ni los misteriosos poderes de Fantomas ni el pensamiento analítico de los escritores pueden dar fin a la catástrofe mundial. “No todos los miembros del Russell II estaban completamente de acuerdo con este planteo de Cortázar”, explica Uribe, “ése de que ni siquiera Fantomas pudiera resolver casos de este orden. Los hombres que participábamos como jurado creímos que las actas iban a ayudar a que el resto del mundo comprendiera el padecimiento de los pueblos oprimidos. El Fantomas de Cortázar finalmente entiende la irracionalidad del funcionamiento del mundo. La ficción se rinde ante la realidad”.

    http://www.pagina12.com.ar

  7. Lástima, no se puede descargar ya…¿?

    Graicas por este blog!

    á

  8. Asunto resuelto. Ya lo podés descargar sin problemas.

    Un saludo

    Latina

  9. Juan José Rozuadonsquey Dice:

    En el año 76, luego del golpe militar en Argentina, anticipado durante las reuniones de intelectuales y personalidaddes mundiales durante las reuniones del Tribunal Russell II (1974-75 y 76) y volcado magistral e ingeniosamente por JC en “Fantomas contra…”, con una visión sin igual, el autor advierte al mundo del control de las multinacionales sobre los gobiernos títeres impuestos en latinoamérica y de los planes de la Cía. para imponerlas en todo el tercer mundo, anticipando éste el embrión de la futura globalización. Por esos tiempos, al referir ésto a cualquier persona de a pie, quien lo dijera era al menos tratado de loco y fantasioso en Argentina.

    La edición del libro “Fantomas…”, es informada durante la dictadura por los medios brevemente dentro del marco de “la campaña antiargentina desde el exterior” hacia 1976, con picos durante el Mundial de Fútbol´78, y el Mundial Juvenil ´79; cuando una Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA, se presenta en Argentina para observar las denuncias por crímenes de lesa humanidad contra la dictadura.

    Así como se instaba a la gente a salir a la calle desde los medios a repudiarlos con la consigna “Los Argentinos somos Derechos y Humanos”; los mismos informaban del lamentable estado de salud mental y decadencia de Julio Cortázar, que se dedicaba a escribir historietas (consideradas en ese entonces un arte menor y de bajo concepto literario.) de tono “antiargentino”, responsabilizándolo, entre otros, de esta campaña en Europa.
    Los ejemplares que salieron a la venta en Buenos Aires, fueron directamente secuestrados por la sensura dictatorial, uso que era costumbre y ley del imperio de la fuerza por esos años.
    Nunca pude conseguir un ejemplar, hasta que en 2001, lo hallé entre los títulos del mes en una importante librería de Donosti – Euskadi, en una nueva edición impresa en Barcelona, y por fin tenerlo.
    El tema, salvo honrosas excepciones, fué poco conocido y recordado en Argentina, donde por ejemplo mi hija, hoy Profesora de Literatura, no pudo rebatir a un docente en el año 2004 la frase ” ¿Que hizo Cortázar durante la dictadura? ¡Quienes nos jugamos la vida fuimos quienes nos quedamos a resistir!”
    Allí fué a parar a sus manos mi ejemplar de Cortázar, que junto con las charlas de Osvaldo Soriano, Osvaldo Bayer y Julio Cortázar cuando por 1979 el primero proponía la idea de un charter con personalidades intelectuales, políticas y culturales del mundo, aterrizar en Buenos Aires como denunciantes de lo que se vivía en Argentina y Latinoamérica.
    Desde hace unos pocos años y gracias a internet, los blogs, y quienes tienen la constancia de llevarlos adelante, la circulación de todos éstos hechos es mucho más fluída y está al alcance del mundo todo
    Gracias por difundirla.
    Juanjo.
    Pd:Estos conceptos los vuelco desde mi memoria, que es la base junto con el archivo para que cualquier buen periodista los corrobore.

  10. Gracias Marita y Juan José por sus excelentes aportes:
    Un gran abrazo
    Latina

  11. [...] valía nada de lo que encontraba escrito en la academia. Hasta que me topé, casi por casualidad, con un comic que escribió Julio Cortázar para dar a conocer en América Latina, saltándose la censura, las [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.049 seguidores

%d personas les gusta esto: