Archivos para Medio Oriente

Las guerras de Washington (Descargar Texto)

Posted in Reflexiones, Textos with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 4 marzo 2014 by La Historia Del Día

Higinio Polo

Rebelión

 Imperialismo - USA

El general Wesley K. Clark, que fue comandante supremo de la OTAN a finales de los años noventa, reconoció en 2001 (y publicó en 2003: Winning Modern Wars: Iraq, Terrorism and the American Empire) que los planes norteamericanos para atacar Iraq tendrían continuidad en Siria, Líbano, Irán, Somalia y Sudán. Detrás de esa planificación estaba buena parte del establishment norteamericano, en el gobierno, en el Pentágono, los institutos de pensamiento o think-tanks, y las corporaciones, con protagonistas como el corrupto Paul Wolfowitz (que llegó a ser subsecretario de Defensa (y, antes, embajador en Indonesia, donde apoyó al siniestro Suharto), quien elaboró la denominada “doctrina Wolfowitz” que postulaba el unilateralismo en las relaciones internacionales y las “guerras preventivas” para asegurar el predominio norteamericano en el siglo XXI. En general, todo el sector neoconservador norteamericano, desde Dick Cheney hasta Donald Rumsfeld pasando por el propio George W. Bush, por William Kristol y Richard Perle, mantenía esa visión belicista y participaron en el desarrollo de los planes y guerras de agresión que han ensangrentado la primera década del siglo XXI, y cuya inercia ha continuado durante el mandato de Obama.

Los años de Bush vieron una ofensiva generalizada en diferentes áreas del mundo, dirigida a imponer el “nuevo siglo americano”. Afganistán e Iraq fueron las guerras más relevantes, sangrientos conflictos que todavía no se han cerrado, pero no fueron los únicos: guerras secretas de baja intensidad como las impuestas a Irán y Pakistán, y operaciones punitivas desarrolladas en diferentes países de África y Asia (Somalia, Sudán, Yemen, Libia, Siria), y programas de desestabilización en la periferia rusa y en las regiones chinas que cuentan con movimientos nacionalistas, dan fe de la determinación norteamericana de sostener su hegemonía planetaria con el recurso a la fuerza y a la guerra. Algunas de esas guerras de baja intensidad son letales: solamente en Pakistán, según los cálculos de Amnistía Internacional, Estados Unidos ha asesinado con sus drones a más de cuatro mil personas en la última década. Y la presidencia de Obama no ha roto, ni mucho menos, con esa dinámica. 

A la ambición de remodelar Oriente Medio, ahogar a Irán y acabar con los últimos aliados de Moscú, se añadieron planes concretos para incluir Asia central en el área de influencia de Washington, reduciendo a Rusia a la condición de una potencia regional impotente, y el diseño de un nuevo “cinturón sanitario” alrededor de China, el país que, hace más de una década, aún era la sexta economía mundial, pero que se perfilaba ya como un desafío estratégico de envergadura para Estados Unidos. No era para menos: cuando se inició la invasión norteamericana de Afganistán, en 2001, no solamente Estados Unidos superaba con creces el PIB chino; también Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña tenían un poder económico mayor que China. Sin embargo, como ya temían los analistas del establishment norteamericano, el impresionante crecimiento económico chino iba a cambiar la situación, y todas las tendencias indican, según las estimaciones del FMI, que China sobrepasará (en PPA) el PIB norteamericano en 2017: tres años de plazo para el temido momento que Washington ha querido impedir por todos los medios. Los problemas se acumulan para Washington: el elevado endeudamiento (17 billones de dólares para la deuda gubernamental… que asciende a 60 billones si se añaden las deudas de gobiernos locales y Estados e instituciones financieras), el lamentable estado de las infraestructuras en Estados Unidos (puentes, red viaria, falta de nuevas comunicaciones), y el previsible fin del papel del dólar como moneda de reserva internacional no auguran mejores tiempos.

Fuente de Texto: http://www.rebelion.org/

Descargar Texto completo: Las guerras de Washington

Atilio Boron : Esa obsesión por mentir

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 5 septiembre 2013 by La Historia Del Día

Atilio Boron   

Página /12

Artículo relacionado:

La agresión a Siria en el contexto de los dilemas doctrinarios de la política exterior de Barack Obama

obama_wars2

“…Un imperio mentiroso hasta la médula, que ha convertido a Estados Unidos, su centro indiscutido, en un Estado canalla: ninguna ley internacional lo obliga, ninguna resolución de la Asamblea General de la ONU merece ser obedecida, ninguna norma moral puede oponerse al apetito del “complejo militar-industrial”, cuyas ganancias varían en proporción directa a las guerras. Hay que lanzar misiles, fletar portaaviones, movilizar helicópteros y aviones y utilizar cuanto armamento sea necesario. De lo contrario, no hay ganancias y sin ellas no se pueden financiar las carreras de políticos como el inverosímil Premio Nobel de la Paz y cínico admirador de Martin Luther King…”

No hay pruebas; “Si las tienen, que las muestren”, dijo Vladimir Putin. No las mostraron ni lo harán, sencillamente porque no existen. Igual que en 2003, cuando difundieron la escandalosa mentira de las “armas de destrucción masiva” en Irak para justificar la destrucción de un país que, todavía hoy, sigue sumido en un interminable calvario de dolor y muerte. Ahora repiten el libreto, a favor de una población domesticada, propensa a aceptar los argumentos más absurdos –el “consenso prefabricado” del que habla Chomsky–, tales como aquel que reza que Siria constituye una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.
. Sigue leyendo

La revuelta de los vasallos: La Cámara de los Comunes británica en contra de participar en una guerra en Siria

Posted in Política Internacional, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 1 septiembre 2013 by La Historia Del Día

Tariq Ali

Information Clearing House

Parlamento británico 

Alégrate. Alégrate. Se ha roto la primera cadena del vasallaje. No hay duda de que la arreglarán, pero celebremos la independencia mientras dure. Por primera vez en cincuenta años la Cámara de los Comunes [británica] ha votado en contra de participar en una guerra imperialista. Consciente de la profunda y continua oposición dentro del país y entre la clase militar, los miembros del Parlamento decidieron representar la voluntad del pueblo. Los discursos de los tres líderes fueron bastante patéticos. Ni la enmienda de la oposición ni la resolución de guerra pudieron lograr suficiente apoyo. Es todo lo que necesitábamos. Los treinta raros disidentes conservadores que hicieron que fuera imposible la participación británica [en el ataque a Siria] votando en contra de sus líderes merecen nuestra gratitud. Quizá ahora la BBC empiece a reflejar la opinión popular en vez de actuar como la voz de los belicistas.

 

Dado el estatus que Gran Bretaña tiene en el extranjero como encarnizado edecán de Washington, esta votación tendrá una resonancia global. En el propio Estados Unidos la votación de Londres aumentará la inquietud, ya evidente en la instrucciones extraoficiales a la prensa que afirman que no existen pruebas sólidas que vinculen al régimen con el ataque con armas químicas. “¿Cómo?”, se preguntarán unos a otros los ciudadanos estadounidenses, “¿nuestro seguidor más leal nos abandona justo antes de atacar?” ¿Qué significa todo esto?¿No deberíamos debatir el asunto? El lenguaje de Obama en las entrevistas de ayer [29 de agosto de 2013] no era diferente del de Bush. En realidad dijo que las razones de emprender el ataque eran que estas armas químicas “se podían utilizar contra Estados Unidos”. ¿Quién podría utilizarlas? Al-Qaeda, etc. Perdone. ¿Acaso no está de su parte en este conflicto en particular y acaso el verdadero objetivo del ataque no es fortalecer a una de las partes en contra de la otra en esta horrible guerra civil?
. Sigue leyendo

Siria: guerra inminente

Posted in Historia, Reflexiones, Video with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 agosto 2013 by La Historia Del Día

Por qué EEUU atacaron Libia, Irak, Afganistan  y Yemen?

Por qué hay dispositivos de EEUU  ayudando a desestabilizar Siria?

Y por qué el gobierno de EEUU está resuelto a derrocar a Iran?  A pesar de que Irán no ha atacado a ningún país desde 1798?

Y qué sigue?

Hacia dónde nos dirigimos?

Cuando veas la trayectoria donde estamos, no tiene ningún sentido si evalúas lo que nos enseñan en la escuela, y no tiene sentido si basas la imagen de tu mundo en la propaganda que los medios tratan  de pasar como noticias. Pero tiene perfecto sentido una vez que conoces los verdaderos motivos  que tiene el poder.

Para poder entender esos motivos primero tenemos que echar un vistazo a la historia.

 

 

Siria: Desinformación y guerra inminente

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 28 agosto 2013 by La Historia Del Día

Editorial de La Jornada

La Jornada

 

 “ … El mundo está siendo orillado a un nuevo conflicto bélico internacional en Medio Oriente en un clima de extrema desinformación…”

fuerzas armadas OTAN

Washington, París y Londres han repetido que la responsabilidad del régimen sirio en el ataque con armas químicas perpetrado el pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco es “innegable”. Llega la armada de la OTAN.

Artículos relacionados:

-Todo listo para el ataque al régimen sirio

-Irak 2003 y Siria 2013. Estados Unidos de fraude en fraude: ¿Cuál es el límite?

-¿Por qué el pequeño productor Siria importa en el mercado del petróleo?

 -Siria  Seguir y seguir

-Estados Unidos planeaba derrocar al presidente de Siria en 2006

-Siria  El precedente “humanitario”

Las agresiones contra la misión de investigadores enviada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a Siria para verificar las denuncias sobre un ataque con armas químicas, perpetrado el pasado miércoles 21 en el distrito de Ghuta, en las afueras de la capital siria, enrarecen por partida doble el ambiente internacional y refuerzan las tendencias belicistas que impulsan una incursión militar de Occidente en ese desgarrado país árabe. En lo inmediato, el gobierno estadunidense, por conducto del secretario de Estado, John Kerry, multiplicó sus amenazas de una intervención bélica directa y el Pentágono anunció que tiene ya listo un abanico de posibles acciones violentas.

Por lo pronto, las ráfagas contra los vehículos de los inspectores internacionales tienen un origen tan oscuro como el ataque mismo, cuya autoría es atribuida tanto al gobierno de Damasco como a la oposición armada que intenta derrocarlo.
. Sigue leyendo

EE.UU: El cierre de embajadas y su contexto

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 5 agosto 2013 by La Historia Del Día

Editorial de La Jornada

La Jornada

 

EEUU cierra embajadas y consulados 

Un día después de que Estados Unidos advirtiera a sus ciudadanos sobre el peligro de viajar a Medio Oriente y el norte de África y ordenara el cierre de una veintena de sus embajadas y consulados en esas regiones –medida que fue secundada por Francia, Gran Bretaña y Alemania–, la policía internacional (Interpol) emitió una alerta mundial sobre la posibilidad de ataques terroristas contra objetivos occidentales.

La reactivación del temor y paranoia estadunidense y occidental tiene como componente coyuntural la reciente fuga de cientos de presos –muchos de ellos acusados de terrorismo– de prisiones en Irak, Libia y Pakistán, con el presumible apoyo de la organización Al Qaeda. No obstante, en las expresiones de encono antiestadunidense que se extienden en países y regiones como los mencionados convergen factores mucho más profundos y diversos.

El primero es la persistencia de una política exterior agresiva, injerencista, belicista y depredadora de Washington, que se acentuó durante los gobiernos de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001: luego de esos hechos, y con el pretexto de hacer justicia para las víctimas, el político texano embarcó a su país en una aventura bélica que se saldó con la devastación de dos naciones –Irak y Afganistán– y con una multiplicación de la inseguridad y las violaciones a los derechos humanos en el mundo. La misma política se mantuvo en Pakistán, ante la sospecha de que Al Qaeda –la organización a la que se adjudican los ataques del 11-S– operaba al norte de ese territorio, y recientemente se reprodujo en Libia, con el supuesto fin de liberar a ese país del régimen de Muammar Kadafi.

El resultado invariable de esa política no ha sido la pacificación de las naciones invadidas y devastadas, sino la multiplicación y perpetuación de la violencia y la profundización de los sentimientos antiestadunidenses y antioccidentales en poblaciones y regiones enteras.
. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.061 seguidores

%d personas les gusta esto: