Archivos para Neoliberalismo

El odio al Estado

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 19 enero 2016 by La Historia Del Día

Emir Sader

Página/12

Mercado vs Estado

“…Los inmensos procesos de privatización, de apertura de los mercados, de despido de empleados públicos, de suspensión de toda forma de control estatal sobre la economía se han vuelto el eje de las políticas neoliberales…  Un odio selectivo a las funciones de regulación económica del Estado, de garantía de los derechos sociales, de protección del mercado interno. … Pero algunas funciones del Estado le interesan a la derecha. La primera, esencial, es la represión, porque políticas con esos rasgos, intensifican la crisis social y requieren represión. Requieren también el control judicial, para poder legitimar gobiernos autoritarios. Requieren Bancos Centrales que garanticen la liberalización de la economía…”

 

Hasta no hace tanto, Richard Nixon, todavía presidente de Estados Unidos, declaraba: “Somos todos keynesianos”. Era la demostración de la hegemonía de ese modelo. Fueron conservadores y no la izquierda los responsables del Estado de bienestar social en Europa. Era la muestra de que se trataba de un consenso.

Una década después, otro presidente norteamericano anunció el radical cambio de rumbo. Para Ronald Reagan, el Estado dejaba de ser solución, para ser el problema. Se apuntaba al elemento clave del modelo keynesiano, ahora para hacerlo el blanco de los ataques concentrados del neoliberalismo, primero de la derecha tradicional, después también por sectores que venían de la izquierda histórica.

A partir de ese momento se desató una feroz lucha de ideas y política sobre el rol del Estado, con consecuencias directas sobre la economía. El ataque al Estado muchas veces no revelaba claramente que es lo que se promovía en su lugar: el mercado. Pero se trata de una misma operación ideológica, con dos caras.

Para el diagnóstico neoliberal las economías no crecen por excesiva cantidad de regulaciones, que traban y desincentivan las inversiones. Liberemos el capital de esos límites que lo cercenan, implementemos el libre comercio, así se retomarán las inversiones, la economía volverá a crecer y todos volverán a ganar –pronosticaban Reagan y Thatcher, alegre y ingenuamente–.
. Seguir leyendo

Neoliberalismo en América Latina: Crisis, tendencias y alternativas (Descargar Libro)

Posted in Libroteca, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 4 diciembre 2015 by La Historia Del Día

Luis Rojas Villagra. [Coordinador]

Colección Grupos de Trabajo.

ISBN 978-99967-788-3-5

CLACSO. http://www.clacso.org.ar/ BASE.

Asunción. Diciembre de 2015

Neoliberalismo en América Latina

Este trabajo analiza la evolución de la Hegemonía Neoliberal en Suramérica durante el período 1973-2013, estableciendo un balance entre sus rupturas y continuidades.

“… El argumento principal desarrollado en el texto se vincula con dos (hipó)tesis centrales: 1) el fi nal de la hegemonía neoliberal, lejos de verificarse, debe ser evaluado bajo un nuevo “horizonte de visibilidad”. El proyecto político (de clase) que representa el neoliberalismo resulta ser –entre otras caracterizaciones– complejo,diverso, dinámico y, sobre todo, resiliente. En esta forma es posible registrar una renovación del neoliberalismo bajo una versión de nuevo cuño, tanto a nivel global como regional y local.

Este hecho impactaría sensiblemente las nuevas configuraciones de la economía política suramericana respecto a una supuesta fase post-neoliberal. 2) el anti-neoliberalismo, correlato dialéctico de la evolución neoliberal y el cual muchas veces se minimiza o subestima en los análisis, permite pensar en dos grandes tendencias sobre los cambios y transformaciones dentro del proyecto hegemónico a nivel regional: a. la difracción “en” el neoliberalismo (tendencia hacia la continuidad) por una parte; y, b. la bifurcación “del” neoliberalismo (tendencia hacia la ruptura), por la otra.

Ambos rumbos contribuyen en las reflexiones, sobre las nuevas formas de entender la cambiante hegemonía pro-neoliberal, las expresiones contra-hegemónicas, así como las rupturas y continuidades en estos procesos y episodios en Suramérica durante el siglo XXI.

El texto se organiza de la siguiente manera: En la primera sección empezamos reconstruyendo el significado del neoliberalismo a partir de una re-visión descriptiva que permita registrar nuevos elementos de  juicio acerca de este fenómeno y actualizarlo. La sección segunda introduce el anti-neoliberalismo como un dispositivo analítico que permite a través de un ejercicio comparativo acceder al balance entre continuidades y discontinuidades en los regímenes económico-políticos emergentes durante el nuevo milenio. La última sección sintetiza nuestra propia interpretación sobre una de las tendencias identificadas por el análisis y que resulta de importancia regional para el siglo XXI: la reedición neoliberal y el nuevo neoliberalismo…”

Descargar Libro: Neoliberalismo en América Latina

Poder y política en los tiempos de la crisis

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 24 mayo 2015 by La Historia Del Día

Alejandro Nadal

Sinpermiso.info

Capitalismo

“… El objetivo debe verse no en términos de eliminar obstáculos, sino en función de acrecentar el poderío de las grandes corporaciones y empresas transnacionales que hoy son responsables de una buena parte del flujo de intercambios comerciales internacionales. Esas entidades no tienen raíces y no son responsables ante nadie. Son ejes de concentración de un poder que les permite orientar y manipular espacios legislativos, así como servirse de organismos regulatorios en el ejecutivo en muchos, por no decir todos los países del mundo, e incluso a nivel multilateral…”

La idea de que el mercado libre surge ‘naturalmente’ (y su corolario que cualquier intervención estatal sobre las relaciones de mercado es ‘artificial’) es falsa y peligrosa. La realidad es que el mercado es una criatura del poder del estado. Los arquitectos de la nueva generación de acuerdos comerciales lo saben bien.

Hoy se están negociando en secreto los dos acuerdos comerciales más grandes de la historia del neoliberalismo: el Acuerdo transpacífico de asociación económica (ATP) y la Asociación transatlántica para el comercio y la inversión (ATCI). Son acuerdos extraños porque después de la gran orgía de liberalización comercial de los años noventa es difícil concebir qué más se puede hacer para “abrir las puertas del libre comercio”. La retórica sobre “desatar las fuerzas del crecimiento económico” se antoja anacrónica en el contexto de una globalización neoliberal que desembocó en el estancamiento y la crisis. Y es que los nuevos acuerdos no tienen casi nada que ver con el “libre comercio” y casi todo con el objetivo de acrecentar y consolidar el poder de las corporaciones gigantes que dominan la economía del planeta.

La separación entre poder y política es hoy más clara que nunca. El poder de las grandes corporaciones es real, mientras que la política se deja para asuntos más o menos secundarios de la vida pública. Los partidos pueden o no debatir temas triviales, pero las grandes corporaciones son las dueñas del poder y lo hacen sentir a través de su control sobre sus espacios de rentabilidad en materia de salud, alimentación o medio ambiente.
. Seguir leyendo

David Harvey: Diecisiete contradicciones y el fin del capitalismo (Descargar Libro)

Posted in Libroteca, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 24 marzo 2015 by La Historia Del Día

David Harvey

Juan Mari Madariaga (Traductor)

17 contradicciones y el fin del campitalismo

Índice

Primera parte. Las contradicciones fundamentales

Contradicción 1. Valor de uso y valor de cambio

Contradicción 2. El valor social del trabajo y su representación mediante el dinero

Contradicción 3. La propiedad privada y el Estado capitalista

Contradicción 4. Apropiación privada y riqueza común

Contradicción 5. Capital y trabajo

Contradicción 6. ¿El capital es una cosa o un proceso?

Contradicción 7. La contradictoria unidad entre producción y realización

Segunda parte. Las contradicciones cambiantes

Contradicción 8.Tecnología, trabajo y disponibilidad humana

Contradicción 9. Divisiones del trabajo

Contradicción 10. Monopolio y competencia: centralización y descentralización

Contradicción 11. Desarrollos geográficos desiguales y producción de espacio

Contradicción 12.Disparidades de renta y riqueza

Contradicción 13.Reproducción social

Contradicción 14. Libertad y sometimiento

Tercera parte. Las contradicciones peligrosas

Contradicción 15.El crecimiento exponencial y acumulativo sin fin

Contradicción 16.La relación del capital con la naturaleza

Contradicción 17. La rebelión de la naturaleza humana: la alienación universal

Conclusión. Perspectivas de un futuro feliz pero disputado: la promesa del humanismo revolucionario

Epílogo. Ideas para la acción política

Bibliografía y otras lecturas

 

“… Las crisis son esenciales para la reproducción del capitalismo y en ellas sus desequilibrios son confrontados, remodelados y reorganizados para crear una nueva versión de su núcleo dinámico (…)Pero lo más llamativo de las crisis no es tanto la trasformación total de los espacios físicos, sino los cambios espectaculares que se producen en los modos de pensamiento y de comprensión, en las instituciones y en las ideologías dominantes, en las alianzas y en los procesos políticos, en las subjetividades políticas, en las tecnologías y las formas organizativas, en las relaciones sociales, en las costumbres y los gustos culturales que conforman la vida cotidiana.

Las crisis sacuden hasta la médula nuestras concepciones mentales y nuestra posición en el mundo. Y todos nosotros, participantes inquietos y habitantes de este mundo nuevo que emerge, tenemos que adaptarnos al nuevo estado de cosas mediante la coerción o el consentimiento, aunque añadamos nuestro granito de arena al estado calamitoso del mundo a causa de lo que hacemos y de cómo pensamos y nos comportamos.

En medio de una crisis es difícil prever dónde puede estar la salida.

Las crisis no son acontecimientos sencillos. Aunque tengan sus detonantes evidentes, los cambios tectónicos que representan tardan muchos años en materializarse. La crisis arrastrada durante tanto tiempo que comenzó con el desplome de la bolsa de 1929, no se resolvió definitivamente hasta la década de 1950, después de que el mundo pasara por la Depresión de la década de 1930 y la guerra global de la de 1940. De igual manera, la crisis de la que advirtió la turbulencia en los mercados de divisas internacionales en los últimos años de la década de 1960 y los acontecimientos de 1968 en las calles de muchas ciudades (de París y Chicago a Ciudad de México y Bangkok) no se solucionó hasta mediados de la década de 1980, después de haber pasado, a principios de la de 1970, por el colapso del sistema monetario internacional establecido en 1944 en Bretton Woods, por una década turbulenta de luchas laborales (la de 1970) y por el ascenso y la consolidación de las políticas del neoliberalismo bajo la égida de Reagan, Thatcher, Khol, Pinochet y finalmente Deng en China…”

 

Libro tomado de: http://www.cpalsocial.org/

Descargar Libro David Harvey: Diecisiete contradicciones y el fin del capitalismo

Prolegómenos del determinismo científico

Posted in Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 7 diciembre 2014 by La Historia Del Día

Jorge Gómez Barata

Altercom

 Prolegómenos del determinismo científico

Según me parece: el liberalismo fue una excelente doctrina económica, buena para empresas y empresarios, capitanes de la industria y capitalistas de dinero, hacendados y comerciantes vinculados tanto a la importación como a la exportación e incluso para las mayorías … Por supuesto que hablábamos del siglo XIX en Europa y los Estados Unidos y de tiempos fundacionales en los que: «Si algo era bueno para la General Motor, lo era también para los norteamericanos».

El Tercer Mundo, especialmente América Latina es problemático como escenario para intentar formulaciones científicas. Allí donde la historia comenzó tarde y castrada por la irrupción exógena, donde muchas cosas están comenzadas y pocas terminadas, son difíciles las formulaciones de rigor y las adecuaciones y compromisos suelen ser un camino que no conduce a ninguna parte.

Es la idea que reitero acerca de que cada fenómeno social, máxime cuando discurre a escala de toda una época histórica, tiene su momento y que pasado ese instante mágico puede transformarse, incluso en su contrario.

No se trata de un dogma, sino de un punto de partida metodológico que permite comprender los condicionamientos históricos de los grandes procesos.

Probablemente ningún cabecilla ni ninguna fuerza política pueda hoy reproducir los esquemas con que operaron el fascismo y nacionalsocialismo y que permitieron a Mussolini y a Hitler manipular la conciencia social de naciones avanzadas. El fascismo de hoy asume otros disfraces.

Esta lógica permite entender lo que ocurre con el neoliberalismo, pariente deforme e irreconocible del liberalismo, crecido a destiempo no como necesidad del desarrollo social, sino como imposición caprichosa de los centros de decisión política metropolitanos al Tercer Mundo y por ello, en última instancia, bueno para nada.

El liberalismo económico vino desde abajo, empujado por una clase social oprimida y excluida, como era la burguesía que en la época feudal, no sólo era mal vista por su laboriosidad, apego a la ilustración y sus intensos deseos de hacer dinero, sino impedida de acceder al poder político que, dicho sea de paso, es la quinta esencia del poder o el poder por excelencia.

Por asociarse a la libertad en su más amplio sentido, promover el éxito individual como medida de todas las cosas, rechazando el régimen de castas, el elitismo y los privilegios basados en una supuesta e injustificada divinidad de la realeza y santidad del poder real y reivindicar los frutos del trabajo del talento, el liberalismo económico fue el gonfalón de la época de revolución social que condujo al capitalismo. Seguir leyendo

La estrategia del Estado Mexicano ante su crisis – La burla del interés privado hacia la sociedad. (Descargar Texto)

Posted in Reflexiones, Textos with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 7 noviembre 2014 by La Historia Del Día

Rebelion.org

Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno.

E. Zapata

 Ayotzinapa - desaparición forzada de estudiantes

“…Los acontecimientos ocurridos en Tlatlaya, Estado de México, y en Ayotzinapa, Guerrero,  en agosto y septiembre respectivamente en nuestro país, han provocado una crisis política  que corroe la legitimidad, representatividad y la propia “gobernabilidad” del Estado Mexicano. La envoltura político-institucional del Estado –de una democracia y de un Estado de derecho– no ha sido suficiente para generar un consenso social entre las  fracciones de clase dominantes y las fracciones propietarias desfavorecidas, las pequeñas burguesías y las clases dominadas. El “pacto por México” que incluyó once “reformas  estructurales”, entre las que destacan la laboral y la energética, no hacen más que  profundizar el patrón de acumulación vigente en México desde la década de los ochenta,  conocido comúnmente como neoliberalismo. Este patrón de acumulación ha requerido toda  una reorganización estructural de la sociedad con el fin de que su metabolismo gire en  torno al mercado mundial y despreciando las necesidades más elementales de la población.

(…) En este sentido, los acontecimientos de Tlatlaya y Ayotzinapa se suman a toda la ola  de violencia social desatada desde el sexenio anterior, donde el Estado es el reproductor  directo de esta violencia. La propia política liberal, encaminada a generar el consenso social  de tan brutal patrón de acumulación de capital, topa así con los límites impuestos por  semejante tarea, lo que origina que el Estado recurra a la represión, los asesinatos y las  desapariciones a través de sus cuerpos represivos con el fin de profundizar la reproducción  del capital…”

Descargar Texto: La estrategia del Estado Mexicano ante su crisis

Los estados no son garantes de los derechos humanos

Posted in Editoriales, Reflexiones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 23 octubre 2014 by La Historia Del Día

Raúl Zibechi

La Jornada

 Represión a la protesta social

En algún momento de la historia reciente, desarmamos nuestras capacidades de autoprotección colectiva para entregarlas a las instituciones estatales, confiando en su capacidad reguladora. Una ilusión óptica con graves consecuencias. Cambiamos poderes de abajo por derechos arriba.

 

Bajo el régimen de Pinochet (1973-1990), la autoprotección colectiva se asentó en las redes formales e informales de los sectores populares que tuvieron referencia, entre otras, en la Vicaría de la Solidaridad, para esconder perseguidos, conseguirles documentos, sacarlos del país y apoyar a sus familiares. O para denunciar las torturas y desapariciones, levantando un muro de solidaridad ante el genocidio militar.

Bajo la dictadura militar argentina (1976-1983), las Madres de Plaza de Mayo, parroquias, diócesis y un puñado de personas hicieron una labor similar, contribuyendo a poner freno al delirio genocida a través de la denuncia de las desapariciones y el apoyo a perseguidos y presos. Contribuyeron a reducir los dolores de la represión, no sólo a través de la denuncia sino del silencioso y vital apoyo a las víctimas.

En el pico del terror represivo, fue el imperio a través de la administración Carter quien levantó la bandera de los derechos humanos, como nuevo eje de su política exterior. Su objetivo fue desarmarnos, desbaratar nuestras redes, para seguir haciendo a su antojo. Nada de lo anterior supone negar la importancia de los derechos humanos. Todo lo contrario. Se trata de desestatizar esos derechos, asumirlos colectivamente, dejar de confiar en que los estados hagan algo por nosotros.
. Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.903 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: